[Depresión]

También conocida como depresión mayor, trastorno depresivo mayor o depresión clínica, la depresión es uno de los trastornos psicológicos más frecuentes. A menudo es confundida con la tristeza, aunque es mucho más que eso, es un trastorno emocional que se caracteriza por la presencia de un conjunto de síntomas de predominio afectivo.

Síntomas afectivos de la depresión:

  • Tristeza prolongada
  • Sensación de vacío
  • Sentimiento de culpabilidad o inutilidad
  • Apatía
  • Anhedonia
  • Vergüenza
  • Ansiedad
  • Sentimientos de desamparo o desesperanza
  • Decaimiento
  • Irritabilidad
  • Sensación subjetiva de malestar
  • Incapacidad de sentir placer y pérdida de interés en actividades que antes le eran agradables

Pero también presenta otros síntomas a nivel motivacional, cognitivo, conductual y fisiológico:

  • Pérdida de motivación
  • Dependencia
  • Percepción catastrófica de los problemas
  • Autocrítica excesiva
  • Dificultad para concentrarse
  • Problemas de memoria
  • Pensamientos de muerte o de suicidio
  • Déficits en habilidades sociales
  • Inhibición general de las funciones, lentitud en el habla y en los movimientos
  • Evitación
  • Fatiga, cansancio o baja energía
  • Alteraciones del sueño (insomnio o hipersomnia)
  • Alteraciones del apetito (pérdida o ganancia de peso)
  • Alteraciones sexuales

El trastorno depresivo es provocado por una combinación de factores genéticos, biológicos, psicológicos, sociales y ambientales. Existen factores en la historia familiar de la persona que pueden aumentar el riesgo de sufrir depresión como puede ser familias que presentan un historial de depresión o también de enfermedades severas como el cáncer o enfermedades del corazón. Otros factores de riesgo son, por ejemplo, los cambios significativos en la vida de la persona, el trauma, el estrés, entre otros.

La depresión es una enfermedad que necesita ayuda profesional, no es una debilidad ni una forma de llamar la atención, tampoco es una situación en la que la persona puede salir por sí sola o que pueda recuperarse de manera repentina. Afecta a todos ámbitos de la vida (trabajo, familia, estudios, amigos), haciendo que la persona que la padece sienta una carga muy elevada sobre sí misma y una sensación de hundimiento, pudiendo conducirla al suicidio.

Depresión infantil

Los niños y adolescentes, al igual que los adultos, también pueden presentar patología depresiva. Sin embargo, la niñez es una etapa en la que es muy difícil identificar la depresión, dado que el niño presenta comportamientos que van variando dependiendo de la etapa del desarrollo en la que se encuentre.

Existen diversas cusas que pueden desencadenar la depresión infantil. Uno de los factores de riesgo que más influye es el biológico, ya que existe una predisposición hereditaria para algunos tipos de depresión. La probabilidad de que un niño o adolescente sufra de trastorno depresivo aumenta significativamente cuando uno de sus padres la han padecido. Otro de los factores de riesgo que también puede desencadenar un trastorno depresivo es el ambiental, es decir, acontecimientos traumáticos como la pérdida de un ser querido, divorcio/separación conflictiva de los padres, rechazo por parte de sus iguales, dificultades escolares, entre otras. Aunque es importante destacar que no todos los niños/adolescentes que presentan algunos de los problemas citados anteriormente llegan a padecer depresión, así como no todos los niños/adolescentes con depresión han sufrido estresores ambientales.

Los síntomas más frecuentes en la depresión infantil son:

  • Irritabilidad
  • Ira o rabietas
  • Tristeza
  • Llanto frecuente
  • Ponerse de mal humor sin razón aparente
  • Problemas de comportamiento en el colegio
  • Negarse a ir a la escuela
  • Ansiedad de separación con sus padres
  • Disminución del rendimiento escolar
  • Dificultad para concentrarse
  • Alteraciones del apetito
  • Alteraciones del sueño

Depresión en el adolescente

En los adolescentes, la depresión también puede ser confundida con las características típicas de esta etapa. Este trastorno incluye un cambio en la actitud del adolescente y afecta la manera en que éste piensa, se siente o se comporta que pueden provocar dificultades significativas en varios ámbitos de su vida diaria como familia, amigos, estudios y actividades sociales.

La depresión puede manifestarse en el adolescente en forma de:

  • Tristeza constante
  • Irritabilidad
  • Mal humor
  • Frustración o sentimientos de ira
  • Sentimientos de desesperanza o vacío
  • Baja autoestima
  • Pérdida del interés o del placer en las actividades cotidianas
  • Aislamiento social
  • Autocrítica excesiva
  • Excesiva necesidad de aprobación
  • Consumo de alcohol o drogas
  • Alteraciones del apetito y del sueño
  • Menos atención a la higiene personal
  • Autolesiones
  • Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la depresión es una enfermedad que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo y es la principal causa mundial de discapacidad. En el peor de los casos, la depresión puede llevar al suicidio. La buena noticia es que la depresión es una enfermedad tratable y que, al día de hoy, existen tratamientos eficaces que pueden ayudar a la persona que la padece a recuperarse.

En colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para conmemorar el Día Mundial de la Salud Mental, el escritor e ilustrador Matthew Johnstone cuenta la historia de la superación del «perro negro de la depresión».

[Qué tratamos]

    Join our Newsletter

    We'll send you newsletters with news, tips & tricks. No spams here.

      Contact Us

      We'll send you newsletters with news, tips & tricks. No spams here.

        Pide cita

        Pedir-cita
        ¿Cuándo prefieres tener tu cita?
        Marca todas las opciones que prefieras
        ¿Y en qué horario?
        Marca todas las opciones que prefieras

        Call Now ButtonPide cita